5 CONSEJOS PARA NO DORMIRSE LEYENDO

Dormirse leyendo es algo que le pasa a mucha gente, ya que aunque la literatura sea su hobby, el sueño al leer aparece y no les permite disfrutar de la experiencia que ofrece un buen libro. Un problema más común de lo que puede parecer en un principio.

Por eso, en este artículo te voy a hablar de 5 consejos para no dormirse leyendo, acciones que yo aplico y que personalmente me han ayudado a acabar con el problema, por lo que espero que también te resulten de utilidad a ti.

about reads youtube

Me quedo dormido al leer

Quedarse dormido al leer es común y antes de los consejos es importante entender la razón por la cual pasa.

Cabe destacar que no ocurre siempre por el mismo factor, depende 100% de la persona y podrás sentirte identificado con uno o varios. A continuación las razones más comunes:

Hora del día: Dependiendo de la hora a la que empieces a leer, el cuerpo va a estar más fatigado. Por la noche o en el rato de la siesta, el cuerpo de forma inconsciente te va a pedir descansar, por lo que no te sorprendas si al cabo de un rato sumergido en ese interesante título, empiezas a cerrar los ojos.

Lo más curioso de este asunto es que antes de dormir o en el rato de la siesta son dos horas muy comunes para abrir un libro. ¿Debemos replantearnos el orden de los factores? Es posible.

Posición: La posición en la que te encuentres mientras lees juega un papel determinante, ya que si esta es demasiado cómoda, puede resultar contraproducente para la tarea que estás realizando.

Es muy común tumbarse mientras uno lee, algo que dependiendo de la persona puede ser beneficioso o ser una razón por la cual crezca el problema de quedarnos dormidos mientras leemos.

Iluminación: La iluminación puede jugar un papel importante a la hora de leer, ya que si no se cuenta con una fuente luminosa suficientemente potente, no solo vas a dañarte la vista sino que te va a ser mucho más complicado realizar cualquier tarea en la que se vea involucrada la vista.

Temática de lo que se lee: La temática de lo que se está leyendo es un factor que influye de manera directa al cansancio que podamos sentir mientras pasamos páginas. Esto se ve claro con el ejemplo que te voy a poner a continuación:

Está realizando una tarea que no te motiva, la cual te produce mucho sueño y te sientes realmente cansado. A las dos horas, cuando ya tienes tiempo libre, te pones a realizar una actividad que te motiva ¿Desapareció el cansancio? En muchos casos, así sucede, ya que ha cambiado el estado mental en el que estábamos.

Cómo evitar quedarse dormido al leer

A continuación paso a detallar como acabar con estos problemas anteriormente nombrados, mediante una serie de dinámicas que yo personalmente sigo y me funcionan a la perfección:

Usar luz blanca

La iluminación como hemos visto con anterioridad es un factor determinante, tanto para el rendimiento en la tarea que realicemos como para nuestra salud, por lo que os recomiendo invertir en una luz blanca de calidad.

Además de iluminar más, gastan menos y en el caso particular la lámpara LED para escritorio que os recomiendo, puedes regular tanto el color como la intensidad de la luz. Yo personalmente tengo el modelo que adjunto y lo utilizo para estudiar, por lo que hablo con conocimiento de causa al respecto.

Usar sonidos ambiente

Si algo he descubierto recientemente, es que usar sonidos o música ambiente relajante me ayuda una barbaridad a concentrarme cuando tengo que por ejemplo, estudiar durante largas horas.

Existen aplicaciones de muchos tipos e incluso en Youtube tienes sonidos relajantes para estudiar o leer, pero yo personalmente uso la App Petit Bambou que si bien es de meditación, cuenta con una sección con sonidos ambiente cronometrados que uso a diario para numerosas tareas en las que necesito cierta concentración.

Elegir el formato que más cómodo te resulte

Aunque suene raro, el formato de un libro puede jugar un papel realmente importante a la hora de quedarse o no «sopa» mientras lo lees.

Siempre intento hacer énfasis en la importancia de que toda publicación tenga una estructura atractiva, ya que puede estar gustándote lo que te están contando, pero si lo único que haces es pasar páginas llenas de texto con un tamaño diminuto, finalmente te terminarás cansando.

Aquellas editoriales que aderezan la maquetación con imágenes, citas, esquemas o titulares saben lo importante que es romper el patrón para no hacer monótona una lectura y es de agradecer.

Moverse e hidratarse

Nombraba con anterioridad lo determinante que es la posición que adoptemos al leer, ya que si es demasiado cómoda, el cuerpo nos va a pedir cerrar los ojos y dormir un rato.

Yo lo que suelo hacer cuando me pasa esto es tener un vaso de agua al lado para beber de vez en cuando, lo que me ayuda a sentirme más lúcido y de vez en cuando, me muevo aunque sea únicamente para asomarme por la ventada.

Estas dos acciones te ayudan a romper momentáneamente el patrón y a activarte fácilmente.

Valora tus intereses literarios

Cuando nos toca leer un texto impuesto (por estudios o trabajo) este consejo no aplica, pero si estamos eligiendo nosotros lo que vamos a consumir, es interesante hacer un ejercicio de introspectiva y preguntarnos hasta que punto nos llama la atención nuestra elección.

Si cuando estés leyendo un libro no logras pasar páginas con soltura y cada una de ellas se te hace muy larga, te recomiendo replantarte si es el estilo de literatura que te motiva.

No pasa nada por dejar una historia a medias, si no te convence es tontería estar dedicando tiempo a algo que no tenemos porque estar realizando. Más en aquellos casos en los que no sacamos ningún beneficio.

LEER TIENE QUE SER UNA ACTIVIDAD QUE DISFRUTEMOS

Espero que estos datos que te he dado te sirvieran y que el problema que muchos amantes de la literatura tenemos, sea cosa del pasado. No dudes en seguirme en mis redes sociales y en el canal de Youtube para estar en contacto.

Nos vemos muy pronto en el blog con más contenido literario.